El apoyo a comunidad educativa no se detiene

Hace algunos días, se inició el proceso de la cuarta entrega de las Cajas Junaeb en los  diferentes establecimientos educacionales municipales de Villarrica. Oportunidad en la que muchas de estas unidades educativas, hicieron también entrega de material pedagógico y la distribución de un aporte realizado por la Fundación Papageno.

La Escuela Voipir de Ñancul, es uno de los establecimientos municipales que convocó a los padres y apoderados de sus estudiantes para hacer la entrega de estas cajas de alimentación,  que es parte de las medidas del Gobierno asociadas a la suspensión de clases por la pandemia Covid-19. Beneficio que va dirigido a los estudiantes que, hasta antes de la suspensión de clases, asistían regularmente a los comedores escolares para recibir el Programa de Alimentación Escolar y el Programa de Alimentación de Párvulos.

Asimismo, durante la jornada, directivos, docentes y asistentes de la educación, participaron de la entrega de material pedagógico, el que distribuyen a las familias cada 15 días en dos modalidades. Por un lado, se hacen entregas presenciales en el establecimiento y también se realizan visitas a los hogares de los estudiantes que viven en los sectores rurales. “El compromiso de los docentes es indudable,  hoy en esta escuela están presentes docentes y asistentes de la educación, participando de esta entrega. Hay que destacar también a nuestros profesionales del área psicosocial, quienes han trabajado arduamente para abordar todo tipo de necesidades que están presentando los estudiantes y sus  familias”, aseguró Felipe Pino, Encargado Comunal de Convivencia Escolar.

Fundación Papageno

Está ocasión fue la ideal para materializar la generosa donación de la Fundación Papageno, institución  que desde hace años, contribuye en la formación musical docta de niños y niñas que integran las escuelas rurales del sistema municipal de educación. Este aporte, consiste en 200 cajas de ropa que beneficiarán a mil familias de la educación pública de la comuna.

“Estamos muy agradecidos de la Fundación Papageno por este regalo que nos hace, el que es muy oportuno y que va a satisfacer parte de las necesidades que actualmente están viviendo muchas de nuestras familias, que en su mayoría, son de una alta vulnerabilidad”, comentó Ángel Retamal, Jefe de la Unidad Técnica de la Escuela Voipir de Ñancul.

Tamaño Fuente
Contraste