En diciembre se espera tener casi lista nueva arteria principal de Lican Ray

Aunque recién hoy se reconoce un avance del solo 3 por ciento de la obra de remodelación total de la Avenida General Urrutia, principal arteria del balneario de Lican Ray, comuna de Villarrica, la empresa a cargo de estas obras financiadas por Serviu -por un costo de más de mil 600 millones de pesos- apuesta, como autodesafío, poder tenerla lista, en gran parte de su trazado, en el mes de diciembre de este año 2022.

Así lo reconoció Germán Villalón, encargado de los trabajos de la Empresa Sociedad Constructora y Ensaye de Materiales (Socen) Ltda., quien informó -en medio de una inspección en terreno del Alcalde de Villarrica Germán Vergara- que “llevamos tres semanas trabajando y esperamos de aquí a diciembre tener un 90 por ciento de la obra, esa es nuestra intención como empresa”.

Al respecto, la máxima autoridad comunal reseñó sentirse entusiasmado con la noticia, “porque sería muy importante que en la próxima temporada de verano existan los menores inconvenientes para nuestros vecinos y comerciantes de Lican Ray que son nuestra prioridad. Por eso estamos felices con esta importante obra”.

Este proyecto, denominado “mejoramiento de la Avenida General Urrutia”, considera una extensión de 1.5 kilómetros, desde la bifurcación de la Ruta S-95-T, hasta la Costanera, en la Playa Chica de Lican Ray, obras que se iniciaron, precisamente, desde este último punto.

ADOQUINES

Sobre si se han presentado algunos inconvenientes, en el tramo hasta hoy intervenido de tres cuadras, Germán Villalón, responsable de la obra, precisó que “hubo algunos problemas con Aguas Araucanía, por el atravieso de algunos arranques, pero que se superaron rápido, porque necesitábamos profundizar algunas cañerías, ya que requeríamos cavar cerca de 60 centímetros. De ahí no hemos tenido problemas”.

Recordar que el trabajo de mejoramiento de la principal ruta urbana de Lican Ray incluye, además del adocreto para el tránsito de los vehículos motorizados, arreglos aledaños y lugares de estacionamiento en el trazado, el que si se definió con adoquines se debió a que “como no se tiene alcantarillado, si después se quieren hacer algunas mejoras, se requeriría levantar todo, entonces el adocreto es más fácil sacarlo que estar destruyendo si fuese con hormigón”, explicó Germán Villalón, encargado de un avance en infraestructura histórico para el balneario comunal con vista al Lago Calafquén.

Tamaño Fuente
Contraste