Municipio de Villarrica planea una nueva plaza pública en sector Alberto Hurtado

Los efectos de un sitio eriazo, utilizado irregularmente, le provocó hace algunas semanas una indeseada inundación no sólo de agua, sino también de barro, a la sede del sector Alberto Hurtado en la Población Diego Portales de Villarrica, situación de la cual tuvo que conocer y solucionar, al menos en la emergencia, la Municipalidad local, considerando la problemática de la escasa habitabilidad en la comuna, más aún a extranjeros instalados en Pasaje Francisco Laufman, entre Remigio Schneider y Humberto Toro, sector oriente de la comuna.

“Hay un terreno que, por ahora, está en una especie de toma, pero tenemos planificado levantar un proyecto de plaza o centro de juegos para los habitantes del sector”, comentó el alcalde de Villarrica, Germán Vergara, quien –en todo caso- enterado de los inconvenientes de los habitantes del sector movilizó a funcionarios municipales para encarar el problema que tuvo su punto cúlmine en la inundación de la sede social del lugar.

EL TERRENO

“Esto hace mucho tiempo que está pasando, pero para que no sigan llegando personas a vivir al lugar queremos hacer un parque o un sitio de entretención, porque hay muchos niños que necesitan un espacio de entretención”, explicó la presidenta de la Junta de Vecinos Alberto Hurtado, Jeanette Oñate, quien agregó que el espacio es de 5 mil 800 metros cuadrados y en el cual están viviendo -al menos- seis familias.

“A esas familias estamos viendo la manera de poder reubicarlas, para que así no estén en una situación tan precaria y, además, los vecinos del lugar no sufran estos problemas de inundación por el escurrimiento de barro y agua”, aportó su visión el administrador municipal, Raúl Jara.

ACUERDO

En el intertanto, desde el Municipio de Villarrica surge un proyecto y una solución más definitiva  para los habitantes irregulares del sector Pablo Hurtado, se trabaja en el sitio, aledaño a la sede, en la habilitación de un desagüe ya existente, con el fin de que no se vuelva a acumular el agua de escurrimiento de la parte alta y así evitar una nueva inundación en la mencionada sede social que, por la circunstancia, quedó inutilizada durante las últimas semanas.

“El personal municipal sacó lo que tapaba el desagüe, junto a la sede y con gravilla nos han ayudado todos los trabajadores para que, por lo menos, dejara de filtrar el agua hacia el interior de la sede”, indicó la secretaria de la Junta de Vecinos Alberto Hurtado, Marisol Contreras, quien apuntó que han intentado llegar a algún tipo de coordinación ciudadana con los “vecinos irregulares” al lugar, lo que –hasta ahora- no ha sido posible. Aunque, “nada es imposible, si ahora ellos ven que ahora hay gravilla en el lugar y que ya no tiren más basura y también se ‘pongan las pilas’ para sacar su basura también”, redondeó la dirigente villarricense.

Tamaño Fuente
Contraste